Volver atrás

Fluidra presenta una solución para el tratamiento del agua que asegura la óptima calidad del agua en piscinas y entornos naturales, resguardando así la salud y el confort de los usuarios finales.
Esta revolucionaria solución ha sido diseñada en colaboración con la Universitat Autònoma de Barcelona y el Hospital Clínic de Barcelona. Proporciona una calidad óptima del aire y del agua, que garantiza la salud y la seguridad de los usuarios de la piscina.

El sistema Freepool2 utiliza la neólisis, la tecnología más natural y sostenible del mercado, que corrige los niveles de pH mediante la inyección de CO2 al mismo tiempo que reduce el consumo de agua.

¿Cómo funciona el sistema Freepool2?

Freepool2 desinfecta el agua gracias al sistema de la neólisis que corrige los niveles de pH inyectando CO2 por el mismo reactor.

Este proceso no solo evita el uso de cloro químico, sino que también reduce radicalmente la concentración de cloraminas como consecuencia de la radiación ultravioleta.

Neólisis + CO2

El equipo Freepool2 utiliza CO2 para tratar el agua, en lugar de ácido. Esto reduce la cantidad de compuestos nocivos derivados de la mezcla con sustancias orgánicas, con lo cual se obtiene un agua más saludable.

El proceso también es beneficioso para el medio ambiente ya que reduce las emisiones de gases de las instalaciones sin afectar la calidad del agua.
El CO2 se obtiene de una instalación Dewar estándar.

Gracias a esta tecnología, Freepool2 crea piscinas con un entorno perfecto para los usuarios finales.

Principales efectos de la tecnología Freepool2
  • Reducción del 75% de la concentración de oxidantes en el ambiente, lo cual mejora la calidad del entorno y reduce el olor a cloro.
  • Reducción del 100% en la producción de cloro y ácido diluido, lo que evita por completo el uso de productos clorados (hipoclorito, tableta de cloro, etc.) y ácidos.
  • Reducción del 66% en el llenado de piscinas, con lo cual se ahorra agua y energía allá donde se instala.
Las ventajas de la tecnología de la neólisis

Si bien la tecnología UV y la electrólisis son sistemas bien conocidos en el mercado, hasta ahora no se han aprovechado los resultados de combinarlos en un solo reactor. Sin embargo, se ha comprobado que estos dos procesos son eficaces en el tratamiento y la desinfección de piscinas.

La neólisis combina los mejores aspectos de cada una de estas tecnologías, al mismo tiempo que corrige algunos de sus errores y limitaciones.

Además de desinfectar el agua sin usar cloro, la neólisis reduce radicalmente la concentración de cloraminas. que se forman cuando el cloro entra en contacto con los distintos componentes nitrogenados (cosméticos, sudor, etc.) que los bañistas introducen en el agua.

La principales características y ventajas de la neólisis son:

  • No es necesario añadir sal a la piscina.
  • Desinfección doble de alta resistencia (UVC + cloro in situ / oxidación anódica).
  • Mayor capacidad de eliminación de cloraminas (UVC + reducción catódica), con lo cual se obtiene un ambiente limpio sin un fuerte olor a cloro.
  • Mayor sostenibilidad gracias al ahorro de agua y energía.
  • Ya no es necesario lavar el filtro con el único propósito de reducir los niveles de cloramina (<0,6 ppm), lo que se suma al ahorro en el consumo de agua.
  • Tratamiento sinérgico de gran interés por la capacidad de oxidación con efectos residuales.
  • Mayor durabilidad de los componentes y filtros en piscinas

Gracias al control automatizado de Freepool2, se evitan errores de manipulación y aumenta la seguridad de la instalación.

Beneficios de FREEPOOL2

Dos estudios llevados a cabo por la Universitat Autònoma de Barcelona y el Hospital Universitari Clínic de Barcelona respaldan los siguientes beneficios generales con el uso del sistema Freepool:

  • Mejora la comodidad y el bienestar de los usuarios.
  • Evita las irritaciones cutáneas.
  • Disminuye la incidencia de complicaciones respiratorias (asma), oculares y nasales.
  • Disminuye las respuestas inflamatorias de las vías respiratorias.
  • Conduce a una reducción significativa del contenido total de oxidantes en la atmósfera liberados por el agua de la piscina, especialmente por el cloro gaseoso, gracias al uso de CO2 en lugar de ácido clorhídrico y la adición de la etapa de ozonización. Los problemas de salud y las molestias para los usuarios derivados del uso de agentes oxidantes desaparecen por completo.
  • La conductividad del agua aumenta más lentamente cuando se neutraliza con gas que cuando se usa ácido clorhídrico. De hecho, en el primer caso, incluso se estabiliza frente al crecimiento aparentemente sostenido que genera el ácido clorhídrico. La tendencia que se observa en el nivel de cloruros explica, al menos en parte, esta conductividad. Al aumentar la conductividad en las piscinas se genera una mayor formación de sales y otros solutos, con lo cual, la utilización de CO2 para reducir esta conductividad también conlleva una reducción del impacto ambiental de estas instalaciones.
  • Una correlación muestra que el consumo de hipoclorito de sodio es menor si se usa CO2 para reducir el pH.
  • El CO2 es más seguro de gestionar y utilizar, ya que es un gas inerte y no tóxico que no reacciona con otros productos químicos utilizados en este tipo de instalaciones.
  • Hay una reducción de los subproductos del agua, lo que implica un gran ahorro ya que no se tiene que renovar el agua de la piscina.

Todas estas ventajas están recogidas en informes del Hospital Clínic de Barcelona y de la Universidad UAB.

Puede que también te interese