Volver atrás

La única manera de hacer extraordinaria una experiencia es crearla al completo, teniendo en consideración todos los detalles. Las piscinas tematizadas van mucho más allá de una piscina clásica, logrando generar una experiencia integral y memorable para el ocio de niños y adultos.

Cuevas, cascadas, toboganes, zonas de nado y de relax… Las posibilidades para crear un espacio extraordinario para todas las edades y perfiles diferenciados de usuarios son muchas. Por ello, en el entorno competitivo de hoy, donde diferenciarse es vital, las piscinas tematizadas suponen un reclamo excelente para el sector turístico y del ocio.

Un proyecto de piscina tematizada con un diseño adecuado no solo supone una curiosidad llamativa: un planteamiento correcto tiene en cuenta las dinámicas de comportamiento y de interacción social.

Por ello, la piscina tematizada es capaz de retener a quienes simplemente estaban de paso por el área, haciendo que inviertan más tiempo en la piscina, con todas las ventajas que eso supone para cualquier empresa.

Los tipos de piscinas tematizadas

Piscinas que imitan la naturaleza

El objetivo es que la piscina y todos sus elementos se fundan con el entorno, mimetizándose con la naturaleza que la rodea de modo que dé la impresión de constituir un espacio natural.

Estos proyectos pueden imitar el ambiente de una playa, un lago o una zona de baño en un río. Además, a menudo tratan de aprovechar el entorno ya existente en el área, incluyendo rocas o vegetación.

Piscinas que recrean una escena de fantasía

Estas instalaciones trasladan a los usuarios a una situación de fantasía con una temática muy concreta. Son ejemplos las piscinas que imitan el fondo marino, las que hacen uso de personajes animados o emulan construcciones como barco pirata o un castillo medieval, entre otros.

Los elementos en las piscinas tematizadas

Las piscinas tematizadas pueden ser adaptadas a las necesidades y deseos del cliente a través del diseño de áreas diversas y la inclusión de múltiples elementos.

Algunos ejemplos de elementos y diferentes espacios en piscinas tematizadas:

  • Para dar a los usuarios un ambiente natural con una sensación envolvente, es posible incluir cascadas de agua, vegetación o rocas (tanto naturales como artificiales) o chorros, fuentes y corrientes de agua.
  • Con la combinación de áreas diferenciadas en diversos espacios es posible entretener a diferentes perfiles y grupos de edad: existen áreas de relajación (con jacuzzis, zonas de flotación, bancos térmicos, zona spa…), áreas de nado y deportivas o zonas infantiles con atracciones adaptadas.
  • La piscina puede contar asimismo con otros entretenimientos, como zonas de playa con hamacas, restaurantes, tiendas o vestuarios. Sólo se logrará la experiencia coherente si estas áreas guardan cohesión temática con el resto de la instalación.
  • Todo ello debe plantearse sin descuidar la posibilidad de limpieza y mantenimiento automáticos.
Cómo plantear el proyecto de piscinas tematizadas

Los proyectos de piscinas tematizadas, ya sea su creación desde cero como la adaptación de un espacio ya existente, conllevan la coordinación de un equipo de profesionales: ingenieros, arquitectos, diseñadores y tematizadores deben trabajar en armonía.

Así, el concept design será esencial no solo para diseñar la temática adaptada al público objetivo de la instalación, sino también para lograr integrar todos los elementos y distintos espacios de la piscina de modo que sean del mayor beneficio para el cliente.

En este punto, destaca la capacidad de permitir los flujos de personas dentro y fuera del agua, además de garantizar un entorno lúdico para las áreas infantiles y facilitar la interacción social para cualquier usuario.

Por ello, los proyectos de piscinas tematizadas suelen conllevar las siguientes fases:

  • Consultoría: se proporciona asesoramiento en función de las necesidades del proyecto, realizando estudios preliminares de viabilidad. En este momento también se gestiona la distribución general de espacios y los circuitos para los usuarios.
  • Concept Design: la de diseño conceptual es una fase temprana del proceso de diseño en la que se articulan las líneas generales de función y forma mediante la realización de modelos conceptuales, bocetos, esquemas y dibujos. Esto ayuda a los diseñadores y, más tarde, a los desarrolladores a mantener el rumbo durante todo el proyecto. Todo ello, de acuerdo a las necesidades expresadas por el cliente y su público objetivo.
  • Design Development: es la fase en la que se desarrolla el detalle del diseño, teniendo en consideración los requisitos funcionales, normativos y técnicos. Se genera un documento entregable formado por planos, memorias y especificaciones técnicas que servirá como guía completa, exacta y detallada para la fabricación de los componentes y su correcta instalación.
  • Fabricación: es la fase en la que se fabrican los equipos de tratamiento del agua y se desarrollan los elementos de la tematización en centros especializados.
  • Obra e instalación: donde contar con un project manager in situ favorece una instalación más rápida y eficaz a la hora de culminar el proceso con éxito.
Los beneficios de las piscinas tematizadas

Existen varios argumentos de venta por los que el sector turístico y del entretenimiento pueden estar interesados en la instalación de piscinas tematizadas:

  • Diferenciación. Las empresas del sector turístico y del entretenimiento han experimentado una competencia feroz y demandan desde hace tiempo ideas para diferenciarse de manera clara. Las piscinas tematizadas son la respuesta para muchos de estos negocios, que serán capaces de proporcionar una experiencia memorable a los usuarios, potenciando su papel de promotores y clientes leales a su marca.
  • Captación de nichos de mercado. Es posible diseñar piscinas tematizadas que se dirijan directamente a un público objetivo y un perfil determinado: infantil, familiar, adulto en pareja, jóvenes…
  • Retención del usuario. Las piscinas tematizadas son lugares diseñados para que el usuario permanezca por un periodo de tiempo extendido y, además, pueda reunirse allí con su grupo familiar o de amigos. Esto supone un beneficio para la empresa turística o de ocio, ya que puede instalar tiendas o servicios de hostelería en el área, aumentando su volumen de negocio.

Las piscinas tematizadas se convierten así en un reclamo excepcional para la industria del ocio y el turismo. Su diseño adecuado permite a los usuarios disfrutar de una experiencia memorable, creando un punto de reunión y ocio donde las empresas pueden experimentar con varios modelos de negocio.

Puede que también te interese
¿Cómo diseñar piscinas infantiles?
Las instalaciones diseñadas especialmente para los niños,…
Splash park: recomendaciones de diseño
Los splash parks se han convertido en…
Piscinas infinitas: qué son y recomendaciones de diseño
Las piscinas infinitas han sido tendencia en…