Volver atrás

Los adultos tienen una amplia gama de piscinas y tratamientos de agua para elegir cuando viajan por trabajo o vacaciones, o cuando visitan su centro de salud o gimnasio local. Ya sea nadar para hacer ejercicio o para divertirse, disfrutar de un relajante hidromasaje o darse el gusto de un tratamiento completo de spa, hay oferta para todos los gustos.

¿Cómo se pueden beneficiar los niños de las piscinas de wellness y qué tipo de piscinas y actividades se pueden ofrecer a los niños que visitan hoteles, complejos turísticos y spas termolúdicos? Al igual que los adultos, los niños pueden beneficiarse de nadar y relajarse en el agua y hay varias formas de integrar un spa para niños en un hotel o centro de spa termolúdico.

A continuación presentamos las principales razones por las que consideramos que deberías tener complementar tu oferta de ocio con un spa para niños, así como nuestras recomendaciones de diseño para piscinas infantiles.

¿Por qué ofrecer un spa para niños?

Muchos padres optan por enseñar a sus hijos a nadar por razones de seguridad. Esta es, por supuesto, una habilidad importante que evita peligros más adelante. Sin embargo, nadar y jugar en el agua pueden tener muchos otros beneficios para los más pequeños. Además, un spa o un centro de spa termolúdico para niños es seguro, divertido y atractivo para los niños de todas las edades.

Un espacio de wellness para niños puede verse como una zona de juegos, pero también como una primera introducción al mundo del wellness. Si bien las instalaciones se adaptan a las necesidades de los más pequeños, el spa para niños es una copia, en gran medida, de la versión para adultos, lo que les ayuda a familiarizarse con el tipo de actividades y tratamientos que podrán recibir cuando crezcan.

Un espacio de wellness para niños puede incluir una serie de instalaciones que los mantendrán ocupados y entretenidos mientras los padres se relajan en el spa para adultos.

Aquí hay algunas ideas sobre elementos de un spa para niños:

  • Pequeña laguna termal: una piscina poco profunda de agua termal con camas de agua, juegos de chapoteo, corrientes de agua y un cañón de agua
  • Jacuzzis: una pequeña zona de hidromasaje puede ser muy divertida y también relajante para los más pequeños.
  • Playa relajante: en el marco de un spa para niños, un área sensorial y de juegos con formas para estirarse o sentarse les ofrecerá entretenimiento.
  • Salón/centro de tratamiento: los niños también pueden beneficiarse de algunos tratamientos geniales diseñados para ellos, como pueden ser manicuras y pedicuras, y mascarillas faciales de yogur. Todos los productos están pensados específicamente para niños
  • Área de fitness/gimnasio: los niños pueden participar en clases en grupo, como yoga, y muchos juegos divertidos para mantenerse activos y en forma.
  • Sauna para niños: aunque no es una sauna típica, se puede añadir una zona de relajación con bancos de madera en una habitación cálida al spa donde los niños pueden participar en algunas actividades dirigidas (por ejemplo, escuchar cuentos o música).

En general, el spa para niños puede incluir tanto instalaciones activas orientadas al fitness, como pueden ser piscinas y minigimnasios, como instalaciones más centradas en la relajación y que normalmente se asocian con los spas para adultos. Los niños pueden disfrutar de versiones adaptadas de la oferta para adultos, aprender sobre el wellness y desarrollar la apetencia de usar spas en el futuro. Todo ello mientras los padres también se relajan en su propio spa.

Recomendaciones de diseño de un spa para niños

Al incluir una piscina y un espacio de wellness para niños en el spa se deberán tener en cuenta las características de seguridad, así como las dimensiones y consideraciones de diseño. Dirigidas a niños menores de 12 años, las piscinas de este tipo no necesitan ser tan grandes como las piscinas para adultos, igual que su profundidad será también significativamente menor.

Aquí te damos algunos consejos sobre el diseño de piscinas de wellness para niños:

  • Geometría: se puede optar por una pequeña piscina rectangular en la que los niños naden, o elegir diseños redondos que la hagan más propicia para jugar. En cualquier caso, las piscinas para niños no tienen que ceñirse a una geometría concreta.
  • Temperatura: la temperatura del agua debe mantenerse entre 32 ⁰C y 34 ⁰C. Los niños son más activos y se mueven más en una piscina, incluso sea un espacio de relajación, por eso el agua se puede mantener más fría.
  • Profundidad: la profundidad recomendada en piscinas para niños es de 0,3 a 0,6 m, basado en la altura media de los niños de 3 a 12 años.
  • Tratamiento del agua y recirculación: el agua se debe recircular con frecuencia, idealmente cada 20-30 minutos. Para prevenir infecciones y enfermedades recomendamos utilizar el sistema Neolysis, un reactor único que combina la electrólisis salina con radiación UV para su desinfección.
  • Acabado: lo que mejor funciona es la cerámica o el gresite.
  • Sistema de construcción: recomendamos un vaso de hormigón.
Ofrece a los niños los beneficios del agua a través del wellness garantizando su seguridad.

Un centro de wellness para niños, con la garantía de que el spa es adecuado para el público infantil, hace felices a los niños y a sus padres, al mismo tiempo que asegura que todos los huéspedes continúen disfrutando del spa o el espacio acuático sin ser molestados. Además, tener una piscina para niños atraerá a los pequeños que quieran hacer clases de natación o simplemente divertirse con sus padres, lo que aumentará tu base de clientes. Por último, una instalación de wellness para niños, además de hacer las delicias de los más pequeños, desarrollará su gusto por el uso de spas en el futuro.

Asegúrate de que se tenga el máximo cuidado en la limpieza y la desinfección de las piscinas infantiles y de que siempre haya un socorrista presente. Por lo demás… simplemente ¡deja que los más pequeños disfruten de su tiempo dentro y fuera del agua y cosecha los beneficios!

 

* Esta información contiene recomendaciones generales que deben valorarse caso por caso. Esta información no es un manual de instrucción y no se puede considerar como tal en ningún caso. Cualquier implementación o instalación que se lleve a cabo debe realizarse por un profesional bajo las directrices adecuadas. En este sentido, cada usuario es responsable por el uso que haga de esta información. Consecuentemente, en ningún caso Fluidra será responsable de ninguna reclamación, daño o pérdida que se origine como consecuencia del uso de esta información.