Volver atrás

El revestimiento de la piscina desempeña un papel decisivo a la hora de garantizar la estanqueidad total y además determina la estética de la piscina. Las opciones existentes en la actualidad ofrecen la solución adecuada para responder a los altos niveles de eficiencia y personalización que demandan los operadores de piscinas.

No debemos subestimar la importancia de elegir el revestimiento adecuado. Es evidente que su función principal es revestir e impermeabilizar la piscina. Pero también es relevante para otros procesos, desde el mantenimiento de la piscina hasta la definición de su estética y eficiencia.

En muchos proyectos de reforma de piscinas es habitual cambiar el revestimiento, ya que ello contribuye a dar un nuevo estilo a una piscina antigua e impulsa su durabilidad. Asimismo, en el caso de proyectos de piscina nueva, es una decisión clave que determinará en gran medida el aspecto y las necesidades de mantenimiento del sistema.

Gracias a nuestra amplia experiencia en lo referente al diseño y la eficiencia de las piscinas, en Fluidra ofrecemos esta guía completa sobre las opciones existentes actualmente para el revestimiento de piscinas y los materiales clave para construir una piscina eficiente y duradera.

La importancia de elegir el revestimiento de piscina adecuado

Como ya hemos visto, el revestimiento de la piscina desempeña un papel fundamental en cuestiones como su funcionamiento y mantenimiento. De hecho, al igual que sucede al elegir el deshumidificador adecuado o una bomba de calor eficiente, la decisión puede comportar una mejora considerable en términos de ahorro y durabilidad.

Se define como una superficie que va unida a las paredes y al suelo de la piscina, y entre sus funciones se incluye:

  • El revestimiento actúa como barrera entre la pared de la piscina y el agua del interior. Garantiza la conservación del agua y aporta impermeabilización, logrando un revestimiento efectivo de las paredes de la piscina.
  • Mejorar el aspecto de la piscina. La estética del acabado contribuye, sin duda, a conseguir una piscina que resulte atractiva e invite a los usuarios a bañarse en ella. En las opciones que existen actualmente para el revestimiento de la piscina hay muchos parámetros que se pueden modificar para mejorar la personalización, entre ellos, la calidad del material, el color o el acabado.

Estos son los dos factores que deben tener en cuenta los operadores de piscinas que buscan el revestimiento adecuado, tanto para sus nuevas piscinas como para sus proyectos de renovación.

Tipos de revestimiento para piscinas

A la hora de escoger el tipo de revestimiento, también es esencial tener en cuenta que, en función de las diferentes necesidades de la piscina, existen muchas opciones con distintos requisitos de instalación. Por ejemplo, las piscinas con revestimiento de vinilo o liner incluyen también una capa de espuma que actúa como cojín y amortiguador entre el revestimiento y la pared de la piscina.

Asimismo, las formas del revestimiento varían en función de la estructura de la piscina. En el caso de las piscinas enterradas, se adapta a la forma de la piscina y queda unido a sus paredes. En cambio, en algunas piscinas elevadas suele tener la forma de una bolsa colgante.

Por otro lado, a la hora de elegir el revestimiento, hay que tener también en cuenta el material del vaso de la piscina, que puede ser de hormigón pintado, poliéster, pasando por gresite, baldosas o acero inoxidable.

Pese a las numerosas opciones existentes, lo cierto es que el liner reforzado de PVC destaca actualmente como el mejor sistema de revestimiento para grandes piscinas públicas o comerciales. Como opción económica, práctica y versátil, este revestimiento es el que presenta más ventajas.

Este sistema está formado por una red de poliéster extremadamente resistente cubierta por dos láminas de PVC que se han fusionado, de modo que la red de poliéster queda justo en el medio de ellas. Esta estructura de alta calidad proporciona una estanqueidad total y una gran durabilidad.

Por si fuera poco, actúa como armadura para la estructura del vaso de la piscina, garantizando que esta nunca pierda agua. Y puesto que todas las materias primas son reciclables, la estructura permite responder a las crecientes preocupaciones relacionadas con la sostenibilidad que a día de hoy manifiestan los usuarios de piscinas, los operadores y las organizaciones gubernamentales.

En estos sistemas, el espesor del revestimiento varía entre 0,45 y 1,5 mm (una medida generalmente expresada en centésimas de milímetro). Por ejemplo, las medidas se expresan normalmente como «45/100» para 0,45 mm o «150/100» para 1,5 mm. Los liners reforzados empiezan a partir de 85/100, que son los valores recomendados para las piscinas públicas de uso intensivo.

Ventajas del liner de PVC
Sellado y estanqueidad totales

Al elegir el sistema de revestimiento para una piscina, debemos fijarnos especialmente en su efecto de sellado y barrera. En el caso del revestimiento de PVC, cabe destacar que proporciona una hermeticidad total: al disponer de una sola lámina, el riesgo de fugas se reduce al mínimo y aumenta la estanqueidad, incluso en el caso de incidentes extremos, como cuando se producen grietas en la piscina. Estas grietas pueden originarse por muchas razones (una mala construcción, el movimiento o asentamiento del suelo, el paso del tiempo…), y el liner de PVC garantiza la conservación del agua, por lo que indudablemente se trata de una decisión clave para evitar fugas de agua. Además, esto también se traduce en ahorros en reparaciones y operaciones de mantenimiento.

 

Instalación rápida y sencilla

Otra de las ventajas clave de los revestimientos de PVC es lo fácil y rápida que resulta su instalación. Se trata de una opción extremadamente versátil que se puede instalar en una piscina recién construida, pero también puede formar parte de un proyecto de rehabilitación de piscina y reemplazar un revestimiento previo, con independencia del material en sí (cemento, baldosas, acero, madera, poliéster…). Esta opción también hace posible la instalación sobre una amplia variedad de otros materiales del vaso, como paneles de hormigón o paneles modulares.

 

Mantenimiento escaso y sencillo

El liner de PVC se basa en una membrana reforzada totalmente sellada. La instalación se adapta a la forma de la piscina, uniéndose a los bordes de ésta a través de un perfil de fijación.

Tiene la ventaja de que se puede colocar, reparar o retirar fácilmente en cualquier momento sin necesidad de vaciar la piscina ni levantar la coronación. Además, las operaciones de limpieza de la piscina se pueden llevar a cabo fácilmente (con un paño húmedo específico) y no hay posibilidad de que se caigan baldosas (en comparación con los problemas que surgen cuando se opta por el gresite).

En otras palabras, este sistema es fácil, rápido y económico de mantener, permite minimizar muchos procesos costosos que de otra manera perjudicarían la eficiencia de la piscina, y garantiza que la piscina esté en perfectas condiciones durante años.

 

Gran adaptabilidad y flexibilidad

Los liners de PVC son la mejor opción para el revestimiento de piscinas con formas irregulares, así como para renovar piscinas prefabricadas que se caracterizan por su redondez e irregularidad.

Su flexibilidad y adaptabilidad también hacen que este sistema sea especialmente resistente a posibles movimientos sísmicos, si bien sigue ofreciendo la misma resistencia y dureza que los materiales de gresite.

 

Grandes posibilidades de personalización y ornamentación

El revestimiento es el elemento más visible de la piscina, ya que es el responsable de la tonalidad y el color del agua. Por este motivo, el liner de PVC ofrece infinitas oportunidades de personalización y atractivos diseños y acabados, incluyendo muchos patrones de mosaico y posibilidades de color.

A su vez, esto permite transformar la piscina en un espacio acuático atractivo que destaque entre la creciente competencia en piscinas comerciales

 

Higiénico y resistente a productos químicos

El liner de PVC reforzado tiene barniz en ambos lados de la lámina, que lo protege de elementos externos y manchas. El sistema también es excepcionalmente resistente a los productos químicos que pueden ser utilizados por los operadores de piscinas y los sistemas de tratamiento de agua, y supone una barrera eficaz contra la proliferación de bacterias.

 

Sostenible

Este revestimiento reforzado se puede fabricar con materiales reciclados y reciclables sin comprometer su alta calidad y durabilidad, por lo que se trata de una solución ideal con un bajo impacto medioambiental.

Consideraciones clave sobre el revestimiento de la piscina: cuándo y cómo reemplazarlo

La elección del revestimiento de piscina adecuado es una decisión clave, ya que es un elemento que está sujeto a un desgaste significativo. Además de escoger correctamente materiales y estructuras, es importante prestar atención a posibles causas y señales que puedan advertir de la necesidad de cambiarlo. Entre ellos destacan:

  • La decoloración de los revestimientos de vinilo. Las superficies de vinilo suelen sufrir y volverse frágiles debido a su exposición continuada al sol, lo cual podría provocar un mayor riesgo de pinchazos, fugas y rasgaduras, ya que su capacidad de estiramiento se ven afectadas. Así, la pérdida de color y la decoloración en esta superficie podrían indicar que ha llegado el momento de sustituir el revestimiento.
  • Pérdidas de agua. Provocada por los bañistas cuando nadan o salpican, o por la propia evaporación, la pérdida de agua en la piscina resulta inevitable. No obstante, cuando la pérdida semanal de agua es superior a 2,5 cm es necesario reemplazar el revestimiento, ya que podría haber una rotura o una fuga. Si se trata de una pequeña rotura, se puede recurrir a parches, pero cuando se trata de roturas de mayor tamaño, conviene reemplazar el revestimiento.
  • Revestimiento arrugado. La aparición de arrugas es señal de que no existe equilibrio en los elementos químicos del agua, lo que podría debilitar el revestimiento, con el consiguiente riesgo de desgarro o rotura. Lo más conveniente en este caso es cambiar todo el revestimiento de la piscina.

En proyectos de rehabilitación de piscinas, el método de fijación se decidirá en función del revestimiento anterior. Sin embargo, cuando un proyecto se empieza desde cero, los propietarios de la piscina pueden escoger entre los tres métodos siguientes:

  • Hung. En este caso, se utilizan juntas para encajar el extremo del liner en una estructura de carril a lo largo de la piscina y bajo la coronación. El sistema tipo hung es la opción más común para las piscinas enterradas.
  • Unibead. Tiene unas prestaciones similares al método anterior, pero está diseñado para piscinas elevadas.
  • Overlap. Esta es una opción adecuada tanto para piscinas enterradas como elevadas, y resulta ideal para piscinas de dimensiones poco precisas. Así, un liner demasiado grande se puede doblar hacia abajo sobre el borde de la piscina y se mantiene en su lugar con una varilla recortada redondeada. A continuación se recorta el posible exceso de material.

En general, la vida útil de un revestimiento de piscina puede oscilar entre 5 y 20 años. Durante este tiempo la aparición de problemas depende de la calidad del revestimiento elegido, su correcta instalación y el adecuado mantenimiento de la piscina.

Por lo tanto, la elección del revestimiento correcto sigue siendo una decisión crucial que puede determinar potencialmente la durabilidad y el rendimiento económico de la piscina.

Construcción de piscinas de paneles: un sistema con grandes ventajas
En la actualidad, las piscinas de paneles…
Cómo evitar fugas en una piscina: soluciones preventivas y reactivas
Evitar que se produzcan fugas es motivo…
Cómo evitar el problema del agua verde de la piscina de una forma segura, sostenible y fácil
Una piscina es una instalación imprescindible en…
¿Por qué elegir una piscina inteligente para tu negocio?
Si tu hotel, spa o gimnasio incluye…